Prevenir, la clave para mantenernos jóvenes

Prevenir la clave para mantenernos jovenes

Entrevista a la Dra. Villanueva publicada el pasado fin de semana en la revista Barcelona Divina.

La Doctora Villanueva es una apasionada de su trabajo, sus 25 años de profesión y su afán de formación constante han hecho de ella toda una especialista del rostro. Volcada desde hace 15 años en tratamientos estéticos poco invasivos, acaba de dar el gran salto y ha abierto su propia consulta. Charlamos con ella sobre el gran papel que la prevención juega en la contrareloj del paso del tiempo.

La doctora Cristina Villanueva nunca pensó que acabaría especializándose en cirugía plástica y estética, pero el carácter metódico y artístico de esta disciplina la sedujeron por completo. Comenzó ejerciendo junto al Doctor Tapia y tras nacer su cuarto hijo decidió abandonar los bisturís (y las guardias) para abrir nuevos caminos en el mundo de la estética.

Favorecida por sus conocimientos de anatomía, adquiridos en sus años de cirujana, la doctora se superespecializó en técnicas faciales no invasivas y, en este caso, el superlativo no es una exageración. Muy activa en temas de formación no sólo posee varios masters (uno en cirugía estética y otro en láser) y un postgrado de dietética, si no que además imparte clases de formación a otros profesionales para Allergan, laboratorio fabricante del bótox y referente dentro del mundo de la estética. Cristina empezó esta andadura junto al doctor Tapia y hoy, 15 años después, ha decidido abrir su propia consulta.

La importancia de la prevención

La doctora nos explica que, por norma general, tendemos a asociar este tipo de tratamientos de rejuvenecimiento a rostros ya castigados por las evidentes huellas del paso de los años, pero pensando así nos estamos equivocando. De hecho, la clave para un buen envejecimiento está precisamente en adelantarnos al tiempo y prepararnos lo mejor posible para su llegada. Prevenir es la clave para envejecer mejor y un buen diagnóstico la clave para prevenir mejor. El éxito del resultado pasa por un buen diagnóstico, es necesario estudiar en profundidad el rostro del paciente, conocer bien su anatomía y fisonomía, intuir cómo va a envejecer. El papel del doctor y sus habilidades son decisivas y el trato con el paciente es muy cercano y personal.

Cristina lo sabe muy bien y se mueve como pez en el agua, la creatividad que requiere este trabajo y ese trato tan cercano y personal son los dos principales motivos que han hecho de ella una apasionada y una gran especialista en este campo. El avance de los materiales para combatir el envejecimiento ha sido enorme en los últimos años, éstos son cada vez más seguros y eficaces, y los resultados espectaculares. Si empezamos pronto a mejorar aspectos de nuestro rostro no sólo necesitaremos poco producto e intervenciones mínimas para obtener grandes resultados, si no que además mantendremos esa mejoría en el tiempo y conseguiremos ganarle batallas al tiempo retrasando notablemente la aparición de los síntomas del envejecimiento. Cuanto más esperemos, más complicada será la solución y más difícil obtener un resultado óptimo, aunque siempre es posible mejorar.

Principales técnicas y tratamientos

Armonizar las proporciones de un rostro es crear belleza, asegura la Dra. Villanueva. Para conseguir no solo rejuvenecer sino embellecer, es necesario considerar el rostro de una manera global; estudiando qué combinación de tratamientos es la mas adecuada para cada persona.

Por un lado está el ácido hialurónico, cuya función principal es rellenar. Su uso nos permite evitar la caída y restaurar la grasa en algunas zonas. Sirve para tratar todo tipo de arrugas, pero también para corregir las proporciones del rostro sin cirugía.

El ácido hialurónico nos da la posibilidad de modificar, por ejemplo, el dorso y la punta de la nariz evitando que se “caiga” o rellenar los lóbulos de las orejas, que van perdiendo tejido. Otra de sus aplicaciones es regenerar la piel devolviéndole uniformidad y luminosidad gracias al ácido enriquecido con vitaminas. Por otro lado, el tratamiento con toxina botulínica se utiliza para relajar la musculatura y suavizar la expresión. Se aplica en el tercio superior del rostro, relajando los músculos, recolocando las cejas y rectificando la expresión negativa del entrecejo, para darnos un aspecto descansado y vernos más guapas. Bien utilizado conseguimos unos resultados muy naturales. Estos tratamientos son complementarios y lo ideal es hacer un uso combinado de técnicas. Prestigio, experiencia y tratamientos innovadores de máxima confianza definen el trabajo de la Dra. Villanueva para conseguir una belleza armónica y natural.

 

Artículo publicado 

Prevenir la clave para mantenernos jovenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *