Lifting De 8 Puntos: Lo último en rejuvenecimiento sin bisturí

Lifting-de-8-puntos-nueva-estetica

La Dra. Cristina Villanueva, una experta mundial en rejuvenecimiento facial, nos presenta una innovadora técnica: el Lifting De 8 Puntos.

 

Anatomía del envejecimiento

El envejecimiento es un procedimiento de lo más sibilino que se empecina en acabar con la juventud del rostro, a través de manifestaciones de lo más diverso: arrugas, líneas de expresión, manchas, descolgamiento, descenso de la línea mandibular, acentuación de las ojeras, bolsas alrededor de los ojos…

Todas estas alteraciones se hacen visibles en la superficie de la piel, pero su aparición responde a un cúmulo de cambios cuyo escenario principal son los estratos cutáneos intermedios, además del plano muscular profundo, donde se altera el equilibrio de fuerzas y los músculos responsables de ejercer una acción en sentido ascendente se ven vencidos por la gravedad haciendo que los rasgos se “vengan abajo” y se marquen las líneas de expresión.

Por lo que respecta a las capas intermedias, dermis y tejido subcutáneo, se produce una progresiva ralentización del metabolismo celular y un descenso en la producción y en la actividad de los fibroblastos, que como sabemos son las células responsables de sintetizar tres sustancias determinantes en la juventud de la piel: colágeno, ácido hialurónico y elastina.

En el caso concreto de la dermis se da un descenso progresivo en los niveles de agua, haciendo que la piel se afine y pierda luminosidad. Por lo que respecta al tejido subcutáneo también sufre alteraciones específicas, y es que la grasa, que es más mas abundante en zonas como mejillas, áreas cóncavas y mentón, va disminuyendo de volumen conforme pasa el tiempo, fenómeno que junto con la pérdida de elasticidad se traduce en la acentuación de la flacidez.

Hoy sabemos también que esta grasa no se distribuye de manera uniforme, sino que aparece compartimentada en los denominados paquetes grasos y posee unas estructuras de fijación muy importantes que son los ligamentos. Ello explica que conforme se va envejeciendo, este tejido graso no se desliza en bloque hacia abajo, sino que queda retenido en parte por estos ligamentos, produciendo la aparición de surcos visibles. De hecho, cada estructura al descender por efecto de la gravedad modifica las que están por debajo y por encima de ella.

Pues bien, devolver el soporte a los paquetes grasos es lo que conseguimos a través de lifting de 8 puntos.

 

ÁCIDO HIALURÓNICO

Mucho más que un relleno

Este  tratamiento facial  antiedad se basa en la infiltración de ácido hialurónico, pero, en este caso, el efecto que se consigue no es el tradicional aumento de volumen, sino el reposicionamiento de los tejidos descolgados y la desaparición de la flacidez. Infiltrando una mínima cantidad de producto en, como máximo, 8 puntos concretos de enervación de la grasa con el ligamento se eleva el paquete graso, colocándolo de nuevo en su posición original y corrigiendo la superposición entre ellos.

El resultado es la desaparición de la flacidez y los surcos, lo que desencadena un efecto lifting global. Ello abre una nueva dimensión en el empleo de este filler que se convierte en una herramienta que esculpe las facciones, definiéndolas de tal manera que incluso puede apreciarse un efecto de adelgazamiento de las mismas.

En la realización del lifting de 8 puntos se utiliza el mismo tipo de ácido hialurónico que empleamos en los rellenos, una fórmula que incorpora la exclusiva tecnología Vycross, que supone unir AH de alto y bajo peso molecular, lo que aumenta la eficacia de la estructura reticulada que forman las cadenas moleculares Esta estructura interna de entrelazado reforzado ha dado como resultado un gel más maleable, cómodo y fácil de inyectar, que tarda más tiempo en reabsorberse, de modo que el resultado se prolonga como mínimo 12 meses.

Cabe destacar, que le ácido hialurónico, per se, aumenta los niveles de hidratación y la calidad de la piel. Es importante destacar que la capacidad de elevación de los nuevos ácidos hialurónicos, sin producir volumen no deseado, nos ayuda a conseguir un resultado muy natural sin que el rostro se vea hinchado

 

Master Class

Este lifting sin cirugía es una técnica desarrollada por el cirujano brasileño Mauricio di Maio, que yo ya estoy realizando en mi consulta y que me está aportando excelentes resultados. El procedimiento se realiza en media hora y contempla los siguientes pasos:

Antes 

Como en todos los tratamientos médico-estéticos el paciente debe firmar un consentimiento informado y el facultativo elabora una historia clínica, para descartar contraindicaciones. Previamente se habrá aconsejado al paciente interrumpir la toma de aspirina y vitamina E, quince días antes del tratamiento, como medida apara prevenir la aparición de hematomas. Tomar fotografías del rostro, desde varios ángulos, para tenerlas como referencia.

Esculpir los rasgos

Dar comienzo al lifting, limpiando la piel y desinfectándola con clohexidina. La desinfección y la utilización de productos estériles es fundamental siempre que vayamos a trabajar con agujas.

Pedir a la paciente que se siente y que incline la cabeza hacia delante, para hacernos una idea exacta de cómo incide la gravedad en su rostro. También le pediremos que gesticule para comprobar cómo afecta la mímica a las diferentes zonas de la cara.

Tras este examen, marcaremos con un lápiz los puntos en los que inyectaremos el producto, que suelen coincidir con las estructuras anatómicas donde se encuentran los ligamentos. Estos puntos son un máximo de 8, y aparecen localizados a ambos lados de la cara.

Es importante señalar que no siempre será necesario la inyección de AH en todos estos puntos, ello depende del grado de envejecimiento; de hecho, en personas relativamente jóvenes basta la corrección en 1 o 2 puntos. Otro dato que el especialista debe tener muy presente es que las facciones no son simétricas, por o que las correcciones pueden variar entre un lado y otro de la cara.

 

PUNTO POR PUNTO

Los puntos principales en los que inyectamos el producto se sitúan a lo largo del pómulo, y son los que permiten elevar la mejilla. También se actúa sobre los puntos que marcan el surco nasogeniano, líneas de marioneta y zona lateral de las mejillas y la mandíbula, donde una vez realizada la corrección mejorará la flacidez y borraremos el aspecto arrugado que adquiere la piel al hablar o sonreír. La diferencia de estos tratamientos con los rellenos tradicionales que se hacían antiguamente es que vamos a tratar mas la zona donde se ha originado el problema de la flacidez que no es la zona del surco, sino mas arriba en la parte que ha descendido o ha perdido el volumen.

 

Una vez hayamos trazado el mapa de tensión volveremos a desinfectar la zona de entrada de la aguja. Puncionar la piel con una aguja muy fina en el punto conveniente para inyectar muy lentamente el ácido hialurónico. Una vez depositada la cantidad necesaria masajeamos un poco la zona y sentamos a la paciente para comprobar el efecto de elevación conseguido. Procedemos igual en todos los puntos que hemos decidido tratar, comprobando siempre el resultado inmediato y la simetría entre un lado y otro de la cara.

El procedimiento es casi indoloro, porque las agujas que utilizamos son muy finas y la inyección muy lenta. Además, el producto lleva un poco de lidocaína (un anestésico local) para que no duela al inyectar. Tras el tratamiento realizamos un suave masaje para ayudar si procede a la correcta distribución  del producto.

En algunos casos trabajamos con cánulas, dependiendo de la zona anatómica a tratar, del grosor de la piel del paciente y también de si está tomando alguna medicación que pueda provocarle un cierto sangrado. Con cánula roma hay menos riesgo de morado, pero personalmente prefiero tratar algunas zonas, como los labios, con aguja, ya que nos aporta más precisión. El Lifting de 8 puntos no precisa de anestesia pues el ácido hialurónico ya la incorpora y el paciente puede volver inmediatamente a su vida normal. Dependiendo del grado de envejecimiento se puede hacer en una o varias sesiones.

 

Después

Tras el tratamiento aconsejamos no maquillarse hasta el día siguiente, no tomar el sol durante quince días y no realizar ejercicios violentos en al menos 24 horas, porque el enrojecimiento de la cara podría provocar una inflamación. Citamos a la paciente en tres semanas para una revisión. Como siempre es preferible ser conservador, por lo que puede precisarse un retoque en la visita de control.

 

Estrategia JOVEN

El lifting de 8 puntos combina a la perfección con toxina botulínica, que acentuará la expresión relajada del rostro. Asimismo,  puede combinarse con cualquier tratamiento que mejore la calidad de la piel como biorevitalización, láser, peeling… El tratamiento puede realizarse a todas las edades ya que siempre obtendremos una mejoría adecuada a la edad de cada paciente. Me gustaría destacar el papel de este tratamiento en la prevención del envejecimiento ya que si empezamos a tratarnos pronto, retrasaremos la aparición de surcos y flacidez.

Artículo publicado en la revista Nueva Estética – Octubre 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *