La importancia de la zona media de la cara en el envejecimiento facial

La zona media de la cara, es decir, la parte de los pómulos, actúa como un verdadero sostén del tercio inferior y también del tercio superior.

Cuando envejecemos se produce una perdida de volumen a expensas del hueso, pues reduce su espesor y se amplían las cavidades orbitales, además, los paquetes grasos superficiales y profundos de la cara se atrofian (disminuyen de volumen) y descienden por efecto de la gravedad, pivotando sobre los ligamentos de retención, que son unas estructuras muy importantes en nuestro rostro ya que fijan la piel al hueso e impiden que esta se descuelgue. Los citados ligamentos también se aflojan con la edad.

Al perder volumen el tercio medio, las bolsas de los párpados, tienen menos soporte y salen más hacia afuera, se marcan los surcos nasogenianos y también los surcos nasoyugales dando la impresión de dividir el pómulo en dos, a la vez que influyen en la posición del labio superior y en los surcos de la comisura. Todo ello produce la impresión de una cara flácida.

Por todos estos efectos es primordial tratar el tercio medio a la hora de abordar los tratamientos de rejuvenecimiento facial. Debido a su importancia hemos de considerar siempre si necesita tratamiento o puede ser también parte de nuestra estrategia de prevención.

El tratamiento del tercio medio se realiza fundamentalmente reponiendo el volumen perdido con ácido hialurónico. Actualmente disponemos en el mercado de ácidos hialurónicos con la suficiente consistencia para producir una buena elevación de los tejidos sin utilizar mucho volumen, lo que nos daría el efecto de cara hinchada.El conocimiento de la anatomía de los paquetes grasos y los ligamentos de retención es imprescindible para realizar tratamientos de resultados naturales.

Personalmente yo realizo este tratamiento con cánulas redondeadas, que minimizan la inflamación y la posibilidad de aparición de morados. El tratamiento dura de media a tres cuartos de hora, no precisa anestesia pues el producto ya la incorpora y el paciente puede reincorporarse inmediatamente a su vida normal.

Durante el primer mes el ácido hialurónico se va adaptando al tejido y el aspecto de la piel va mejorando paulatinamente gracias a la cualidad del ácido hialurónico de hidratar y regenerar la piel. Estos tratamientos de reposición de volúmenes duran de un año a un año y medio, y en general, el paciente está entonces mejor que antes de realizarse el tratamiento.

Es también una excelente prevención del envejecimiento, en especial en personas que ya tienen poco pómulo de natural y por tanto poco soporte, también puede aumentarse el volumen del pómulo si lo consideramos necesario, realizando lo que denominamos un embellecimiento facial, estudiando los rasgos de cada paciente y buscando la máxima armonía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *