La comunicación como base de la confianza

Hoy os sigo contando la 2ª parte de la mañana del evento «The Power of Confidence» que se celebró en Madrid el 16 de diciembre.

Después de hablar sobre el poder de la confianza en uno mismo, tuvimos una interesante mesa redonda sobre comunicación.

Habíamos visto en la encuesta que un 70% de la población desearía tener más información sobre la medicina estética, así que, en una mesa redonda, las periodistas Teresa de la Cierva y Marta del Valle, especialistas en belleza, nos dieron unos cuantos tips y consejos sobre cómo debemos comunicar, tanto a la prensa como al paciente, todo nuestro conocimiento sobre los tratamientos, y también cómo ha cambiado la manera que tiene el paciente de encontrar información, siendo internet el medio más utilizado y que ha subido del 24% en 2008 al 84% en 2021. La televisión, por otra parte, sigue siendo una gran plataforma informativa; también la radio y, aunque han sufrido una importante bajada, también las revistas de salud, belleza y moda.

Marta del Valle nos aconsejó cómo encontrar los temas que más interesan en redes, cómo enriquecer nuestros contenidos, que pueden basarse en testimonios personales, en fuentes y, por supuesto, en nuestros conocimientos y experiencias.

Teresa de la Cierva nos habló sobre qué estilo debemos utilizar para escribir; esto es difícil para mí, puesto que no soy periodista sino médico, pero siempre me esfuerzo por seguir un estilo sencillo, natural, que se entienda, con pocos tecnicismos y, como dijo ella, con mucho cuidado con las faltas de ortografía. Nos dio consejos muy útiles en cuanto a cómo dar personalidad a los textos; por supuesto, ser siempre honestos y dar una información creíble. Nos habló, también, de la importancia de los titulares, las primeras y las últimas líneas.

En resumen, ofrecer un contenido de calidad, y si es largo que no sea denso, y con las 5W del periodismo anglosajón: Who, What, Where, When y Why.

Luego, Javier Cebreiros nos dio una charla sobre comunicación que me encantó, lejos de lo que a veces nos dicen de cómo colocarse sobre un escenario, dónde poner las manos, la postura, etc. Aunque todo ello es importante, la mejor herramienta de comunicación es ser buena persona, por ello, para trabajar nuestra comunicación con los demás hemos de trabajar primero en nosotros mismos. Si yo quiero transmitir confianza, yo tengo que tener confianza.

Muy importante, aprender a escuchar para entender a nuestros pacientes, mirarlos, escucharlos y ver sus necesidades. Nosotros quizás no podamos hacerles sentir bien, pero si podemos hacerles sentir mejor.

Comunicamos de tres formas diferentes: consciente, inconsciente y emocionalmente. Esta última es la que más influye.

Es por ello que si no «somos» no podemos comunicar lo que no «somos», porque el interlocutor, casi inconscientemente, nos descubriría esa incoherencia, por eso, hemos de ser conscientes del poder de comunicar e intentar trasladar confianza a nuestros pacientes, a nuestro equipo y también en nuestra vida personal. «Qué es lo que decido comunicar en cada momento».

También en muy importante escuchar para entender las necesidades de las otras personas, así como sus comportamientos, ver lo profundo, pensar que en cualquier conflicto la otra persona tiene una necesidad que no está cubierta.

Hay que plantearse que para ayudar a esa persona, aunque, como dije antes, yo no puedo hacer que se sienta bien, sí puedo lograr que se sienta mejor una vez que yo vea sus necesidades.

«Lo que tenemos dentro es lo que sale fuera».

Por ello, la conclusión es que para ser buen comunicador lo primero es ser buena persona y es en lo que hemos de trabajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.