Curso online sobre toxina botulínica impartido desde mi consulta

¡Qué importante es ahora nuestra mirada!, tenemos que expresarlo todo o casi todo con los ojos debido al uso de la mascarilla y en estos tiempos a veces nuestra mirada esta triste, ya sea por las circunstancias, por el cansancio o por el paso de los años que dejan huella en nuestra piel.

Uno de los tratamientos por excelencia para mejorar la mirada es el Botox, la toxina botulínica.

La semana pasada retransmitimos en directo un curso-taller de toxina botulínica para médicos de toda España impartido por mí, y organizado por AMI-Allergan.

Cómo ahora no podemos viajar ni participar en congresos presenciales, debido a la restricción de los aforos, lo grabamos y lo retransmitimos desde nuestra consulta gracias al equipo de audiovisuales Roldan.tv.

Mi despacho parecía un plató de televisión, pero aún así, gracias a la profesionalidad y el buen hacer de David y Daniel me sentí cómoda en todo momento y todo fue genial.

Empezamos el curso con una introducción de José Miguel Herrera” Medical especialist “de Allergan que habló sobre las características de la toxina. Es muy importante conocer bien las características químicas y médicas de la toxina que utilizamos, porque no todas las toxinas que hay en el mercado son iguales.

Ya sabéis lo más importante: utilizar una toxina de calidad y administrada por médicos especialistas formados para ello.

La toxina botulínica es un relajante muscular que inyectado directamente en el músculo produce una relajación o su parálisis, es dosis dependiente, es decir que podemos escoger el nivel de relajación dependiendo de la dosis. Esto nos permite obtener resultados de gran naturalidad.

Después de Josemi, desarrollé una exposición teórica del Tratamiento del tercio superior de la cara con toxina botulínica, os hago algunas reflexiones interesantes de la ponencia.

Siempre hemos de individualizar el tratamiento porque no hay dos personas iguales y durante la ponencia expuse las bases para hacer un buen diagnóstico y poder tratar a cada persona de manera individualizada.

Hablamos también de la importancia de la dosis, la toxina es un medicamento y como tal tiene una dosis recomendada, pero ésta debe siempre adaptarse al paciente, si ponemos menos dosis la duración no será la esperada y si ponemos demasiada podemos tener algún efecto secundario por ello es muy importante la dosificación.

También muy importante, como insisto siempre, conocer la anatomía, sobre todo de los músculos de la zona a tratar, la relación de fuerzas entre ellos, que es lo que nos va a elevar las cejas de una manera armónica o no, depende de cómo lo trabajemos.

Hicimos hincapié en la técnica de inyección y tratamos en directo a dos pacientes durante la sesión.

Me gusta resaltar que el tratamiento con toxina es uno de los tratamientos más preventivos del envejecimiento facial de los que disponemos actualmente, puesto que va a evitar que se marquen las arrugas, que desciendan las cejas, e incluso tiene efecto sobre el soporte óseo porque disminuye la fuerza y la tensión muscular.

Los pacientes tratados mejoran muchísimo con el primer tratamiento y podemos mantener esos resultados en el tiempo sin los cambios propios de la edad. Lo vemos en pacientes nuestras tratadas desde hace veinte años.

A mayor prevención mejores resultados. La toxina botulínica es por tanto el tratamiento de elección para las arrugas del entrecejo, la frente y las patas de gallo, aunque a veces podemos complementarlos con otros tratamientos, cómo por ejemplo el tratamiento de las ojeras, del cual os hablaré en mi próximo post .

Botox-Vistabel la ciencia detrás de la belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *