Los cinco tratamientos labiales más usuales

labios

En los tratamientos labiales siempre buscamos la máxima naturalidad y que la intervención no sea evidente. La experiencia en estos tratamientos y las diferentes densidades en las que se presenta el ácido hialurónico nos permiten personalizar los tratamientos y adecuar el producto a las características específicas de cada paciente para conseguir el mejor resultado. En cualquier caso, el diagnóstico previo es fundamental.

1. Tratamiento en la línea del bermellón. Consiste en infiltrar una línea de producto en la zona donde la piel del labio cambia de color para conseguir una ligera inclinación hacia arriba del labio superior. Esto le da consistencia y resistencia frente a las arrugas verticales —el temido código de barras– y también corrige el aplanamiento del labio superior que se produce con la edad. Cuando el labio es largo, este tratamiento produce un efecto óptico de acortamiento muy favorecedor. En la misma aplicación puede dibujarse la forma de corazón característica de la parte central del labio —el filtrum.

2. Aumento de la mucosa. Podemos aumentar la zona roja del labio o bermellón, sin excesos y con mesura. A la hora de realizar este tratamiento se ha de conseguir siempre que esta zona no pierda su textura característica, ya que entonces los labios podrían perder la textura del bermellón y ofrecer un aspecto de piel salchicha por el brillo antinatural de la piel, además de por su volumen. Nuestra máxima es que el labio no se vea tocado, y para ello disponemos de un ácido hialurónico especial, muy elástico, que se adapta perfectamente a este tejido tan delicado. Muchas veces el objetivo no es aumentar el volumen, sino proyectar levemente el labio superior o el inferior. Esto podemos conseguirlo también inyectando estratégicamente en la zona interior del labio.

3. Las arrugas del código de barras y otras marcas verticales pueden tratarse mediante infiltración directa, sin producir ningún aumento.

4. El tratamiento de las comisuras labiales está muy vinculado al tratamiento de los labios, y muchas veces es imprescindible para que el labio quede armónico.

5. En ciertos casos la proyección de los dientes puede provocar que, observando el rostro de perfil, uno de los dos labios, el superior o el inferior, quede por debajo del otro. Esto también puede corregirse con ácido hialurónico, que dotará a la boca y a toda la cara de un aspecto mucho más equilibrado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.